Logopedia

La logopedia es la disciplina sanitaria que se ocupa de la prevención, la evaluación y el tratamiento de los trastornos de la comunicación humana, manifestados a través de patologías y alteraciones en la voz, el habla, el lenguaje (oral, escrito y gestual), la audición y las funciones orofaciales, tanto en población infantil como adulta, mediante técnicas terapéuticas propias de su disciplina.

Nuestras logopedas prestan sus servicios a personas de cualquier edad, sea cual sea el origen que origina sus trastornos o dificultades de comunicación y funciones asociadas.

Necesitas logopedia:

  • Si tu voz te falla.
  • Si un familiar a perdido la capacidad de comprender y/o hablar.
  • Si tu hijo no desarrolla el lenguaje a un ritmo esperado.
  • Si tienes una enfermedad que te afecta a la musculatura del habla.
  • Si tartamudeas.
  • Si tu hijo tarda en aprender a leer y escribir.
  • Si tienes problemas para tragar.
  • Si tu hijo tiene que corregir hábitos de deglución cuando lleva ortodoncia.
  • Si la falta de audición afecta a tu lenguaje.
  • si te han puesto un implante coclear y necesita rehabilitación auditiva.

Principales áreas de intervención:

Lenguaje oral

Retraso simple del lenguaje (RSL).

Trastorno específico del lenguaje (TEL).

Afasias.

Disfasias.

Habla

Dislalia.

Disglosia.

Disartria.

Disfluencias verbales.

Disfemias (tartamudez).

Audición

Hipoacusias.

Sordera.

Lenguaje escrito

Retraso lector.

Dislexia.

Disgrafia.

Disortografía.

Voz

Disfonía infantil.

Disfonías funcionales y orgánicas.

Pacientes laringectomizados.

Rinolalias funcionales y orgánicas.

Educación vocal

Terapia miofuncional

Respiración bucal.

Deglución atípica.

Fisuras labio-palatales.

Parálisis facial.

Disfagia.

Otro tipo de patologías

Son patologías que requieren de un esfuerzo continuo del lenguaje, la escritura, la memoria y la atención para obtener un máximo desarrollo cognitivo y para tener una mejor calidad de vida:

Síndrome Down.

Síndrome de Rett

Parálisis cerebral.

Retraso mental.

Trastorno del espectro autista.

Fibrosis quística.

Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH).

Mutismo

Esclerosis múltiple.

Alzheimer u otras demencias.

...